domingo, 31 de agosto de 2008

The Anime Companion

The Anime Companion Reseña por: Dr. Rolando Rodríguez De León (Pananime)
....................................
Estaba sentado en el engawa escuchando los sonidos del Furin y leyendo algo de izumi kyoya, cuando escuché la voz de mi sensei proveniente del genkan, traía consigo un gran tokkuri y una bolsa llena de mochi. Comimos y bebimos, el me contó sobre un tsukimono otoshi que vio en su juventud. La conversación cambió hacia cuentos de Yurei, bakemono, hitodama, Goryo y bakekeno. Al final cuando cayó la noche tuve que colocar un baku bajo mi futon y hacer un inori mientras apretaba mi juzu, con la esperanza de dormir tranquilo.
...................................................................................
MÁS QUE UN LIBRO
No es que me haya vuelto loco o que les cuente un episodio pasado de mi vida. Es, simplemente, la mejor forma de introducir la reseña de este mes, nuevamente un libro de Gilles Poitras, “The anime Companion: What’s Japanese in Japanese Animation” (El Complemento del Anime: ¿Qué es Japonés en la Animación Japonesa?). Entiéndase por el título, que este libro a diferencia de muchos otros que hemos visto sobre manga y anime, más que un libro es un diccionario ilustrado y muy bien ilustrado, dicho sea de paso. En ciento sesenta y tres páginas, cientos de ilustraciones, además de un doble glosario (Inglés-Japonés), entradas por categorías, referencias selectas y una iconografía excelente. Por si fuera poco, mediado pedagógicamente, es decir recuadros donde el autor nos recrea con hechos, historias cortas, incidencias mientras buscaba la información para el libro y anécdotas. Tal vez esta mediación también tenga la intención de facilitar el desahogo del estrés que comporta la decisión de realizar una hazaña de este tipo; a fin de cuentas, este libro lo tiene todo. Según el autor, este libro está dirigido a Otakus, a personas que se preguntan sobre cultura Japonesa, a fanáticos del cine Japonés, curiosos que se asombran de la creciente fanaticada de los “dibujitos chinos”.
¿COMO LEERLO?
Esta es la pregunta del millón, siendo básicamente un diccionario ilustrado podría dedicarme primero a buscar los términos que me son familiares como Geisha, Kimono, Pachinko o Ramen. De esta forma tendría un conocimiento más profundo sobre cosas que me son familiares; un ejemplo bastante común seria la palabra Kami, que la mayoría de las veces se traduce o subtitula como Dios; sin embargo, en esta guía encontramos: “La palabra Kami es imposible de traducir literalmente al inglés, pero se utilizan significados como ‘Dios, Deidad, Espíritu, Fuerza superior misteriosa’. Los Kami son utilizados en rituales de Shinto”[Traducción del autor]. La siguiente forma, menos usual es leerlo como cualquier libro, viendo cada una de la palabras, leyendo su significado y tener la esperanza de recordarla cuando esto o aquello sea mencionado, dibujado o animado en el manga o anime de turno. Esta forma tiene sus ventajas claras, como por ejemplo que aprendes mucho más que simplemente buscando las referencias conocidas, el ejemplo más gráfico que puedo encontrar, es el del Kaishakunin. El Kaishakunin es ese abnegado amigo, sirviente o familiar que procedería a cortarnos la cabeza cuando hayamos cometido Seppuku; justo después de abrirnos el estómago, pero antes de morir desangrados por dicha herida. En el doble glosario se puede encontrar cosas tan fuera de lo común en los mangas o anime que he leído hasta el momento que me atrevo a decir, que se puede encontrar todo lo que ignoremos, como por ejemplo la guerra Ruso-Japonesa (Nichiro Senso), de 1904-1905. Evidentemente este libro va más alla, en el se encuentran categorías como edificaciones, cultura, locaciones geográficas, Sociedad e Historia, creencias religiosas y mitología, naturaleza, hogar, comidas y bebidas entre otras. Además se especifica en que anime, manga o ambos podemos ver ejemplos de la palabra a la que se hace referencia. Algo que debo admitir es que tres de las palabras que me interesaba buscar no aparecían en el libro, estas eran Giri, Ninjo y Buji Ni Kaeru, lo que hace evidente que ciento sesenta y tres páginas no son suficientes para ilustrarnos completamente en lo que es la cultura Japonesa. Por suerte, en vez de tener que esperar la próxima edición que será para algún momento del 2005, su autor da muestras de lo útil que nos resulta la tecnología creando una página web con las ultimas noticias, adiciones y suplementos para el libro. Permítanme desviarme un poquito del libro per se y dedicarle unas cuantas líneas al sitio. De fácil navegación, bastate simple, consta de un índice alfabético al que podemos acceder letra por letra y luego por las diversas consonantes conque comienzan las palabras, tiene una dirección de correos donde Gilles Poitras nos invita a enviarle comentarios, palabras que deseamos ver en la nueva edición o lo que queramos. Hay un eslabón que nos lleva a la página de amazon.com, donde podemos comprar sus libros a través de internet. En fin, nada fuera de lo común pero muy útil.
¿EN PAPEL O EN LA RED?
Por la cantidad de años que llevo a cuestas, además de todo lo bailado, mi opinión personal es que este libro es uno de esas pocas maravillas que podemos encontrar de vez en cuando y por tanto vale la pena tenerlo en su versión original en papel. A pesar de esto, tal vez para muchos resulte mas fácil acceder vía internet, en especial si su búsqueda de conocimiento no requiere el constante paseo por las páginas. Si eres de los que prefieren estirar completamente el dinero, podrías copiar las páginas de internet e imprimirlas en casa, eso sí, con la consabida pérdida de las ilustraciones e iconografía que tanto aportan al disfrute. Existe también la ventaja de poder comprarlo de segunda mano en lugares como amazon.com. Resumiendo lo que dice el mismo Poitras, si eres un Otaku, fanático del Cine, de la cultura o simplemente buscas información, este libro es definitivamente una gran ayuda. Tan pronto consigamos la segunda versión, ya sea por la vía comercial o la social, estaremos presentándoles una reseña, que con todos los anexos que ha tenido desde la primera edición en 1999, la segunda promete ser más interesante y educativa que la primera.