jueves, 22 de enero de 2009

Remake de los trabajos de Tezuka

La televisora japonesa NHK tiene pensado lanzar un nuevo programa de TV llamado Weekly Osamu Tezuka éste 10 de abril. El programa tiene pensado presentar 10 remakes de los 19 trabajos más significativos de Tezuka, creador de grandes obras como Astro Boy, Kimba, Black Jack, Fénix, entre muchas otras. Los 19 trabajos representarán la carrera entera de tezuka en el medio, desde sus primeros trabajos, hasta aquellos que fueron editados y públicados después de su fallecimiento.
Tezuka fue uno de los pioneros de la animación japonesa, pero antes de 1963 no consiguió hacer versiones de sus famosos mangas. Creó su propia empresa, Mushi Productions, con la que creó su mas conocida animación: Tetsuwan Atom ("Astroboy", que contaría con dos revisitaciones en años posteriores). Luego vendrían Janguru Taitei ("Kimba el león blanco"), Ribbon no Kishi ("La princesa caballero")... Todas ellas fueron grandes éxitos, lo que no impidió que su productora, tras repetidas crisis financieras, se viese forzada a cerrar su estudio de animación a mediados de los 70. En 1965, tras leer el manga Astro Boy, fue invitado por Stanley Kubric a ser el director artístico de 2001, Odisea del Espacio. Oferta que rechazó al suponerle trasladarse al Inglaterra durante largo tiempo.
Tal fue el impacto de sus creaciones y de sus obras que a día de hoy la base de su estilo perdura en los autores japoneses y en sus creaciones, y los personajes que él dio a luz con su pluma siguen viviendo en la cultura popular de Japón, donde se puede encontrar en las librerías la gran mayoría de todas sus obras. Además, sus cómics han sido traducidos a decenas de lenguas, entre ellas el español. La ternura y el profundo y sincero humanismo que imprimió a sus personajes han dejado una huella indeleble en sus creaciones, haciendo de él un autor universal capaz de traspasar culturas.
Osamu Tezuka falleció el 9 de febrero de 1989 (dejando así inacabadas las obras a las que dedicaba su maestría entonces, Ludwig B y Neo Faust, mientras que su obra Hi no Tori la acabó tan sólo un año antes de su muerte, tras más de 30 años desde su inicio (1954)), estimándose que realizó en vida aproximadamente unos 700 mangas (llevaba a cabo los guiones de varios mangas de manera simultánea y en un corto espacio de tiempo, ya que era un prolífico mangaka muy desprestigiado por algunos de sus compañeros coetáneos, pero cuyas obras superaban con mucho la calidad de éstos), dibujó más de 150.000 páginas y realizó más de 60 películas en 35 años. A su muerte fue aclamado como "el dios del manga", perpetuando así su impacto en la historia y la cultura de todo un país y de generaciones de lectores y autores.